• REHABILITACION DE LA VIVIENDA

    Descripción de la casa previa a la rehabilitación:

      Las fachadas exteriores están enfoscadas y pintadas de color blanco y con cercos de color gris alrededor de las ventanas y balcones.

  • Los tejados son de teja árabe y no se encuentran en muy buen estado.
    • En la primera planta se encuentran el salón, una habitación, la cocina y cuarto de baño; los suelos del salón y de la habitación son de baldosas hidráulicas de color granate y las paredes y los techos terminados en blanco. La cocina y el cuarto de baño son de baldosas y azulejos corrientes, con los techos de escayola blanca.
    • En la planta de arriba hay cinco dormitorios, todos ellos con baldosas hidráulicas haciendo damero blanco y negro; todos los techos y paredes están terminadas en blanco. Todas las habitaciones poseen balcones, unos dan a la plaza, otro a la carretera y otro al patio.
    • En la planta baja, hay una salida con puerta de forja que sale a un patio interior con zócalo de azulejos y el resto de la pared en blanco.

Debido a la antigüedad de la casa, el grosor de los muros y la altura de los techos, era de suponer que pudieran aparecer paredes de piedra y techos de madera; por ello, con la ayuda de los especialistas se fueron realizando diferentes catas en techos y paredes para ver lo que iba saliendo. Tras realizar estas pruebas, se confirmaron nuestras sospechas y según lo que salió se decidió realizar las siguientes reformas:

    • La fachada es de piedra en las paredes catadas, por lo tanto se picarán las mismas y posteriormente se procederá a realizar un llagueado con cemento blanco; teniendo en cuenta que pudieran salir zonas sin piedras, éstas se terminarían en cemento blanco.
 

Los tejados se limpiarían y se repondrán todas las tejas que estén rotas. Uno de ellos se encuentra en peor estado y se procederá a retirar todas las tejas, a limpiarlo en profundidad, a reponer los palos rotos del forjado y por último se volverán a colocar las tejas.


En la primera planta, se vio que todos los techos eran de madera (tablas y palos gordos) por lo tanto se picará la escayola para recuperar los originales. Ya que la única zona con tuberías de agua se situaba en la cocina y en el cuarto de baño, se decidió retirar los alicatados y los suelos para poderlas cambiar por unas de cobre (ya que las antiguas eran de hierro y estaban rotas). También se observó que algunas de las paredes eran de piedra, por lo tanto también se descubrirán.

En la planta de arriba, sólo es de madera el techo de una habitación, la cual se descubrirá para dejarla vista. Ya que en esta planta no existía ningún cuarto de baño, se decidió dotar a cada dormitorio de uno individual (con inodoro, lavabo y ducha). Como ya dije anteriormente, todos los dormitorios tienen balcones, pero una de las habitaciones (la de mayor tamaño) se queda con poca luz, por lo tanto se abrirá una ventana al patio interior.

El patio se picará y se restaurarán las paredes de piedra que se puedan.

Se instalará en toda la casa calefacción central y agua caliente (caldera de gasoil).


LA HISTORIA DE LA CASA

CÓMO SURGIÓ LA IDEA DE CREAR UNA CASA RURAL

Cuando esta antigua casa se cruzó en mi camino vino todo rodado: primeras ideas de arreglarla un poco (ya que se encontraba en buen estado); pequeños retoques que se convirtieron en grandes sorpresas. Lo que en un principio surgió como algo fácil y rápido, se acabó convirtiendo en todo un proceso de rehabilitación, largo y costoso pero muy gratificante.

A medida que iba pasando el tiempo y que la casa se iba transformando fie cuando surgió la posibilidad de poder crear una casa rural; pudiendo de esta forma compartir toda esta experiencia con la gente que nos pudiera visitar.

Una vez afianzada la idea, ví que la ubicación de la casa nos podría favorecer ya que cuenta con una localización casi ideal: la ciudad de Toledo (Patrimonio de la Humanidad) a tan solo 12 Km. y el entorno natural de los Montes de Toledo muy cerca.

EL POR QUE DE SU NOMBRE

La Casa Rural ALAMOGRANDE se localiza en la misma plaza del pueblo de Layos, junto a su iglesia y frente a un gran olmo (vulgarmente llamado álamo negro). Dada la escasez de este árbol y sobre todo por el tamaño del mismo, nos decidimos por este nombre.

Este árbol es un símbolo de Castilla, y por eso su notable longevidad, el álamo simboliza en el lenguaje de las plantas “el amor fiel”. Tal vez debido a ello existía antiguamente la costumbre de plantarlos en las plazas situadas delante de las iglesias, como sucede en el pueblo de Layos.

Debido a que miles de álamos de toda Castilla se encuentran al borde de la extinción, en lo que podríamos señalar como el mayor desastre ecológico que amenaza nuestra región debido a la grafosis (enfermedad provocada por un hongo que bloquea los vasos circulatorios de la savia).

Por lo citado anteriormente, creí que el álamo se merecía un homenaje convirtiéndose en el nombre y logotipo de la casa rural; pudiendo de esta forma darlo a conocer a todas las personas que nos visiten y que valoren el privilegio de asomarse a la ventana de su habitación y poder contemplar un álamo centenario.

DESCRIPCION DE LA CASA RURAL

Al principio pensamos en arreglar un poco paredes y techos, pero cual fue nuestra sorpresa cuando descubrimos que algunas paredes del interior de la casa eran de piedra y que los techos de la planta de abajo y de una de las habitaciones escondían antiguos forjados de madera. Esto fue un gran descubrimiento, pero suponía mucho más trabajo y más tiempo. No todo quedó aquí, ya que al realizar una cata en la pared del patio y otra en la fachada, también descubrimos que eran de piedra. Así que, tras esta agradable sorpresa decidimos recuperar las estructuras originales de la vivienda retirando los antiguos techos de escayola y cañizo y picando las paredes que escondían aquellas maravillosas piedras.

Dada la antigüedad de la casa, se realizó una nueva instalación de fontanería y calefacción, empleando antiguos radiadores de hierro fundido y tubería vista de cobre para poder mantener los suelos de baldosa hidráulica: granate en la planta baja y damero blanco y negro en la superior. En los cuartos de baño no se pudo mantener el suelo original debido a la instalación de los nuevos sanitarios. Los azulejos que se emplearon en los mismos, decidimos que fueran blancos con una alegre cenefa albero y azul que separaba la parte alicatada de la pintada; de esta forma conseguíamos darles una mayor amplitud. Sin embargo en el cuarto de baño de la planta baja, al encontrar la pared de piedra y los techos de madera quisimos que las paredes contrastaran eligiendo pequeños azulejos en granate y blanco que colocados alternativamente le daban un aspecto muy personal.

Las rejas de las ventanas, balcones barandilla y puerta de salida al patio estaban pintadas en color negro, pero al descubrir la piedra de la fachada decidimos que balcones y ventanas que daban a la misma se pintaran en color óxido; sin embargo tanto la barandilla de la escalera, la puerta de acceso al patio y las rejas de las ventanas que dan al mismo se pintaron de color añil, consiguiendo de esta forma dar un toque de luz y alegría.

Para el color de las paredes elegimos un tono de color albero matizado por el uso de las tierras florentinas que le daban un aire antiguo a la vez que contrastaba con el añil, la madera y la piedra logrando una gran armonía entre colores y materiales.

Cuando se picaron las paredes del patio, se encontraron dos huecos de puerta que en su día comunicaban con antiguos corrales: uno de ellos se ha quedado como armario abierto y en el otro se instaló una fuente diseñada por una de las propietarias empleando una pila de mármol sin pulir adquirida en uno de sus viajes y antiguos azulejos encontrados en la casa para el frontal. El suelo se cambió empleando baldosas de barro tratadas que encajaban mejor con el entorno que se estaba creando.

La decoración se trató de hacer lo más acogedora posible, eligiendo todo el mobiliario como si fuera para nosotros mismos, buscando comodidad, belleza, sencillez, alegría y calor de hogar, algo que reflejara nuestra personalidad y que pudiéramos transmitir en cualquier rincón de la casa:

  • El salón con una gran chimenea realizada con piedra de la zona y antiguas travesías de tren.

El acogedor comedor en el que disfrutar de un delicioso desayuno.

  • El patio exterior que con el sonido de la fuente consigue transmitir calma y serenidad.

Los acogedores dormitorios, todos con baños independientes y televisión.

  • La elección de los puntos de luz que por sus apliques y su localización consiguen crear diferentes ambientes.